Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Las edades del amor

>> viernes, 30 de junio de 2017



De niño ves el amor como un jardín sin zancudos
en un castillo lejano.

De joven sientes el desierto, arena en las tripas,
festín de anfibios.
Te crecen cicatrices, vellos y olvidos.


De viejo confirmas que el amor es un jardín sin castillo,
con zancudos, lagartijas y desierto.

2 comentarios:

María Perlada viernes, junio 30, 2017  

Como me alegra ver cuando apareces para volver a leerte, amigo Juan Camilo.

Besos enormes.

Juan Camilo viernes, junio 30, 2017  

Maria
Gracias por tus palabras. Abrazo en la distancia.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP