Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Encuentro ignorado

>> jueves, 13 de julio de 2017



Desde hace meses se persiguen sin admitirlo. Es como si un impulso incomprensible, que les impide alejarse, cada tanto, los lleva a pensarse, a sentirse, a buscarse. Sin embargo, vicio extraño de la decencia, cuando están cerca, se comportan como si ese sentir profundo, no fuese más que un capricho pasajero.  

2 comentarios:

María Perlada jueves, julio 13, 2017  

Ante todo, siempre sinceridad.

Un placer volver a leerte, amigo Juan Camilo.

Besos.

Juan Camilo jueves, julio 13, 2017  

Maria
Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo electrónico.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP